El alto nivel de actividad física puede resultar perjudicial

A los adolescentes siempre se les han dicho que estar activo y hacer deporte es bueno para su salud. Pero nuevas investigaciones sugieren que demasiado deporte para adolescentes podría afectar negativamente a su bienestar tanto como demasiado poco de deporte. El Departamento de Salud y Servicios Humanos recomienda que los jóvenes de edades comprendidas entre los 6 y 17 años hagan al menos 60 minutos de actividad física por día, lo que equivale a 7 horas a la semana.
Pero los investigadores de Suiza y Canadá dicen que su estudio, publicado en la revista BMJ, una revista de archivos de enfermedades en la infancia, sugiere que 14 horas de actividad física a la semana es lo mejor para promover la buena salud en los adolescentes.
Sin embargo, encontraron que más de 14 horas parece ser perjudicial para su salud. Para llegar a sus conclusiones, los investigadores realizaron más de 1.245 adolescentes de entre 16 y 20 desde Suiza. Todos los participantes están obligados a responder a las preguntas sobre datos demográficos, altura y peso, el estado socioeconómico, prácticas de deportes, lesiones deportivas y de bienestar. Su bienestar se evaluó mediante índice Well-Being de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cual proporciona puntuaciones entre 0 y 25. Una puntuación por debajo de 13 es un indicador de bienestar pobre.
De los participantes, el 50,4 % eran del sexo masculino, con una edad media de 17,95 años. Casi el 9% de estos hombres tenían sobrepeso o eran obesos. El promedio general de bienestar de todos los participantes fue de 17. Los investigadores clasificaron deportes participación como baja (0-3,5 horas a la semana), media (3,6 -10,5 horas), alta (10,6 -17,5 horas), y muy alta (más de 17,5 horas). En baja actividad deportiva se encontraban el 35% de los sujetos, el 41,5 % tenía actividad media, 18,5 % tenían altos niveles de actividad, mientras que el 5% muy alta.

La alta actividad es tan mala como los niveles bajos

Los investigadores descubrieron que el mayor bienestar de las puntuaciones obtenidas por los participantes fueron quienes llevaron a cabo alrededor de 14 horas de actividad física a la semana, pero más allá de las 14 horas, se tradujo en menor bienestar para los sujetos. Al comentar acerca de sus hallazgos, los investigadores afirman: “actividad física se ha asociado con bienestar emocional, la reducción depresivos, ansiedad y estrés, y el mejoramiento de la autoestima y el funcionamiento cognitivo en niños y adolescentes. Hemos encontrado que al parecer práctica deportiva ha dejado de ser un factor de protección y se convirtió en un factor de riesgo para los pobres en bienestar cuando se practica más de dos veces, las 7 horas recomendadas para semana.” Los investigadores tienen en cuenta que este estudio pone de relieve la importancia de los médicos al cuidado de los adolescentes para controlar su nivel de práctica deportiva y preguntarles sobre su bienestar.

Anuncios

Hacer deporte no es un remedio para la depresión

Cuando una persona sufre ansiedad o depresión, en lo último que piensa es en el deporte. Pero cuando la persona se motiva y empieza a moverse, el hacer un deporte puede dar buenos resultados. Esta opinión, la tienen muchos profesionales e investigadores dedicados a trabajar con la depresión y el estrés. Pero otros estudios, que han sido revisados, han medido la forma en el que el deporte puede hacer efecto sobre la depresión y los resultados no se han mostrado muy satisfactorios.

Las últimas estadísticas, muestran que la depresión la sufren más de cien millones de personas en todo el mundo. Normalmente, esta enfermedad es tratado mediante recetas farmacéuticas, aunque los fármacos son muchas veces rechazados por las personas que tienen que tomarlos, ya que prefieren evitar los efectos secundarios que producen.

Así que el hacer algún tipo de ejercicio, puede suponer una cura o tratamiento alternativo ante esta dolencia. Aquí intervienen los cambios de hormonas, los pensamientos positivos, y la mejora de las relaciones sociales que pueden aportar grandes beneficios ante lo que supone la depresión.

El estudio de Gillian Mead

deportePara tratar de medir los resultado del deporte en la depresión, Gillian Mead, ha dirigido a un equipo de profesionales de la Universidad de Edimburgo, donde estudió más de 35 trabajos que habían estudiado los efectos de hacer ejercicio en la depresión y el estrés, y ver el valor del resultado, comprándolo con los efectos de los fármacos y otros tipos de remedios.

Los resultado de la investigación realizada por el equipo de Gillian, demuestran que el deporte puede tener un efecto regular sobre el padecimiento de la depresión. Aunque cuando, se miden los resultados de los estudios más importantes, los resultados de hacer ejercicios son muy pequeños.

Conclusiones

deportePor lo tantos, los especialistas piensan que no son suficientes los estudios que hay de calidad y que se necesitan más para medir resultados realmente concluyentes. Es muy difícil hacer este tipo de estudios sin que los sesgos aparezcan, ya que es difícil no mostrarle al paciente la información de que hacer deporte es significante, cuando realmente este paciente está asistiendo a un grupo que recibe tratamiento. Lo que provoca que las personas que padecen depresión, se encuentren condicionados. Tampoco existen investigaciones que no ayuden a conocer si por ejemplo, el ejercicio de footing tiene mayor efecto que hacer brazos con pesas, o es la combinación de las dos actividades, lo que nos va a aportar un mayor beneficio.

El investigador Mead, dice que el ejercicio, al menos ayuda como complemento de un tratamiento más efectivo para la depresión. Porque no se han dado muestras de que el ejercicio sea considerado “malo” ni para la población en general, ni para las personas con depresión o estrés.